gestion de recursos andriod informatica sevilla

La gestión de recursos a través de Amazon, Google, Android… está haciendo más fácil la entrada de la domótica en nuestros hogares. Consiguiendo que lo que hasta hace poco estaba solo al servicio de unos pocos, sea ahora una realidad para muchos.

Y aunque existen muchos sistemas, vamos a hablar de los más populares.

Amazon y Alexa

El funcionamiento de Alexa es muy simple. Hacemos una pregunta o damos una orden a un dispositivo compatible capaz de entendernos y éste o bien la ejecuta si puede hacerlo directamente o bien envía los comandos necesarios de forma transparente para el usuario hasta el gadget destino encargado de la tarea.

Podemos distinguir dos tipos de dispositivos, los que tienen Alexa integrada directamente y pueden entender nuestras órdenes, como por ejemplo los altavoces inteligentes, y los que pueden recibir comandos o “skills”.

Hay más de 28.000 dispositivos compatibles con alexa con todo tipo de gadgets como enchufes, sistemas de iluminación, bombillas, interruptores… Muchos de estos no son de Amazon.

Además, Alexa puede instalarse en el móvil a través de la app para android y IOS.

Google Assistant

Fue uno de los primeros en llegar y está presente en todos los móviles android. hay más de 10.000 dispositivos que se pueden controlar a través de Google Asistant, un numero más reducido que en Alexa porque hay algunas marcas que no son compatibles con el.

Podemos preguntarle sobre información del tiempo, del tráfico, consultar nuestro calendario, datos de un vuelo, eventos deportivos, pedir traducciones de una frase, entradas de un diccionario, programar tareas, etc.

Si contamos con un altavoz Google Home o con un equipo que incorpore Assistant en su interior, podremos usarlo directamente como hub o centro de control del resto de elementos conectados del hogar que sean compatibles. Una vez detectados todos los dispositivos en la misma red podemos dar diferentes órdenes con independencia de que estén o no en la misma habitación.

Todas estas aplicaciones tienen un hándicap importante: la privacidad. Amazon y Google registran cada petición que hacemos al altavoz y la usan para luego dirigirnos publicidad, vendernos productos o ir mejorando la automatización. Es uno de los precios que se pagan por la comodidad que estos dispositivos nos dan.